No pongas esa cara hombre...

¿ERES NUEVO?

Si acabas de llegar al Mountain Bike se Bienvenido!

Si aún no lo has hecho desde aquí te animo a que lo pruebes... podrás vivir extraordinarias experiencias en contacto con la Naturaleza.

Puede ser que te hagas algunas preguntas.

Si acierto con alguna de ellas y te puedo echar una mano estaré muy contento. Y, si no acierto, ¿para qué se inventó el e-mail? >> enrique@belmontebtt.com

Por ejemplo, se me ocurre...

¿Hay que tener una bici de película para subir montañas?

Hombre, precisamente para "subir montañas" seguramente si. Para darte una vuelta por alguna zona cercana a tu ciudad quizás no tanto. Existe hoy en día una oferta amplísima dentro de la que se pueden encontrar bicis que aguanten las primeras pruebas de fuego.

¿Cómo es mejor empezar en el Mountain Bike?¡Qué gozada!

He vivido casos en que un principiante se ha unido a una "peña" en la que se no ha tenido en cuenta su presencia y ha acabado... desmayado. ¡No te asustes! Quiero decir con esto que la resistencia en MTB (mountain bike) se adquiere progresivamente y debe empezarse con mesura. Intenta encontrar a un amigo que quiera empezar contigo o que quiera enseñarte y acompañarte si ya está habituado a hacer salidas considerables.

¿Cuántos kilómetros he de hacer para ser considerado un Biker?

Los que te de la gana y los que te satisfagan. Nunca deberías hacer más de los que te interesen para encontrarte bien al final de la salida o para seguir tu entrenamiento progresivo. "Machacarse" sistemáticamente cada semana es solo para masocas. Si has de quedarte "inválido" toda una tarde después de una salida es que te has excedido...

¿Qué es lo imprescindible para practicar el Mountain Bike?

La bici... (qué listo), dos buenas piernas llenas de musculatura... y algo más que pueda ayudar a la labor: Ponte un casco para protegerte el coco (no sólo de caídas, también de ramas) unas zapatillas adecuadas, un pantalón con una buena badana acolchada y que no te roce (culotte) y una prenda que te proteja del frio y te permita transpirar (maillot). Puedes complementar tu atuendo con una de las prendas más fabulosas del MTB: el canguro o corta vientos.

El casco: Intenta adquirir uno que cumpla un mínimo de normas de seguridad (están indicadas en él) que permita la refrigeración de la cabeza (impidiendo si es posible la entrada de insectos) y que quede bien ajustado. Ultimamente llevan un tirante en la parte posterior de la cabeza, regulable, que permite un ajuste perfecto.

Zapatillas: Existen gran variedad, ya lo sabes. Yo me fijo en la suela. Me gusta que me permitan pedalear cómodamente (cierta rigidez o dureza) pero que también me permitan andar por las rocas (tacos de goma) sin resbalarme.

Culotte: Cortos, largos, con tirantes, sin tirantes... lo importante es que estén bien diseñados y te alivien el roce de cierta parte de tu cuerpo con el sillín. ¿Has pensado lo difícil que puede llegar a ser orinar con un culotte bastante alto de cintura y que lleve tirantes? Ah!, a veces pasa.Descanso en las alturas...

Maillot: La imaginación al poder! Hay de todo. Interesan fibras que te protejan del tiempo adverso y que te permitan la transpiración. También es interesante que sean de colores llamativos para los kilómetros que hagas por la ciudad (o para los cazadores... qué miedo me dan).

Corta vientos: Qué prenda tan fabulosa! De materiales plásticos ocupa poco sitio bien doblada en cualquier bolsillo o cogida a la bici. Siempre está preparada para protegerte de la lluvia o para que no te congeles en una bajada (y casi siempre es de las más baratas).

Qué rollo diréis.. pues aún se puede hablar mucho más de todas estas cosas dependiendo si están destinadas al verano o al invierno. Es cierto que en verano casi todo va bien pero en condiciones adversas conviene llevar buen material, creedme.

¿Es difícil hacer el mantenimiento de la bici?

Hombre la verdad es que con un poco de "ojo clínico" se puede ir bastante seguro por la montaña. Se trata de conocer a tu máquina y percibir que algo no "va fino". Hay cosas fáciles y otras que, por precisar unas herramienAceite por todos sitios.tas especiales, no están al alcance de todos.

Yo procuro llevar la cadena siempre limpia y con aceite (no demasiado). Es importante cambiarla entre 3000 y 5000 kms. y así te evitas sorpresas complicadas de reparar. Prefiero los aceites con teflón que parece ser que evitan algo el desgaste. Miro cualquier eje o pieza del cambio que se mueva para ponerle aceite dentro, también del desplazador. No me gusta Mi mecánico de confianza...embadurnar demasiado los piñones con aceites ni grasas, prefiero que vayan limpios y con una ligera capa de aceite. Compruebo los cables de frenos y de cambios. Les pongo aceite dentro, si puedo, o, por lo menos, en los inicios y finales de las fundas. Ajusto periódicamente las zapatas de los frenos.

Éstos cuidados después de cada salida o cada semana pueden hacerte ir bastante seguro. Para el resto de piezas importantes (dirección, caja pedales, ejes, radios) confío en un experto una vez al año o cuando noto algún síntoma extraño.

Normas de conducta en la montaña.

Si te gusta pedalear por las alturas es bien fácil que seas también un amante de la Naturaleza. Respétala siempre. Ella te dá esas magníficas sensaciones y tu has de devolverle el favor. Los que tenemos cerca la montaña sabemos qué gran tesoro es y lo rodeada que está de peligros.

Circula por los senderos o pistas ya creados. No grites ni hagas ruidos inútiles. No aproveches el silencioso motor de la bici para soprender a los excursionistas por la espalda. Piensa que van caminando, muchas veces con niños o animales y puedes colisionar con ellos. Cédeles siempre el paso y ellos también te respetarán. Nunca hagas que piensen que "ya no se puede caminar ni por la montaña". Disfruta con las bajadas pero siempre que veas lo que tienes por delante...

Recuerda que el orden de preferencia en la montaña es el siguiente: en primer lugar los que circulan a pie, después los que van a caballo, los ciclistas y, por último, los vehículos a motor. Si te cruzas con otro colega debes cederle el paso, si el camino es estrecho, al que suba.

Bebamos y Comamos, hermanos (somos humanos, "o casi")Las condiciones atmosféricas condicionan la alimentación.

Cada uno de nosotros tiene un "umbral" a partir del cual necesita reponer algo de lo que está gastando de forma más rápida cuando hace deporte. Ése punto en el que debemos cargar pilas con agua o alimentos depende en mucha medida de nuestro entrenamiento, de la ruta que vayamos a seguir y su nivel de esfuerzo, de las condiciones atmosféricas y también de tener ciertos conocimientos... Yo aconsejo mantenerse hidratado siempre. Para ello es prudente beber antes de iniciar la marcha y tomar pequeños sorbos de líquido con frecuencia. (Para aquellos que no pueden parar la bici ni un segundo existen mochilas en las que transportar líquidos provistas con un tubo para beber sin necesidad de echar mano al botellín -camel backs-) Incluso cuando nos parece que no necesitamos reponer agua deberíamos hacerlo.

Comer: Carne a la brasa, pan tostado, buen vino, cafés, licores... un puro... >>> Eso es lo que me gustaría a mí pero... lo reservo para una ocasión especial y ni así. Uno de los mejores momentos del Mountain Bike puede ser un almuerzo de hermandad (incluso diría sin equivocarme que muchos se suben a la bici por tal de llegar hasta el bar o restaurante de turno -todas las opciones son dignas de respeto-) pero no creo que sea la meta a conseguir. Particularmente soy amante de los frutos secos (avellanas, almendras, uvas pasas, dátiles) un poquito de chocolate (de cacao eh!) y una fruta (un plátano por ejemplo).

Una comida frugal y rica en proteinas, azúcares y potásio creo que nos sienta de maravilla. Nos permite un aporte estupendo de energía y no necesita ocupar mucho espacio ni una pérdida de tiempo en ruta. Bueno, lo confieso, a veces sucumbo ante un bocata de salchichón.

Si la ruta es lo suficientemente larga no dudes en hacer dos pequeños almuerzos. Tu "body" te lo va a agradecer.

Existen también en el mercado productos expresamente preparados para nosotros que, seguramente, cumplen todos los requisitos que intentamos buscar.

Ciertas precauciones nunca sobran...

¿Eres de esa clase de biker que es capaz de madrugar para salir, solo, a cruzar la montaña? Bien, estas hecho un "monstruo" pero:

Si sales solo procura no hacer una ruta solitaria y desconocida. Si es posible dí a alguien por dónde vas a moverte y llévate el teléfono móvil (¡hombre le hemos encontrado una utilidad!, si hay cobertura). Procura no arriesgar demasiado en una bajada o en una trialera...

Intenta hacer un recorrido que sea transitado por otros bikers o excursionistas para no correr el riesgo de quedarte solo ante una caida o accidente.

 

Las temidas agujetas, ¿se pueden evitar? (Texto procedente de www.saludalia.com)

Su origen aún hoy está en entredicho pero, sin embargo, todos hemos padecido alguna vez el dolor que provocan. Se trata de las temidas agujetas, principal consecuencia de la realización de un ejercicio físico para el que nuestro cuerpo no está preparado.

¿Quién no ha “sufrido” alguna vez las dolorosas agujetas tras realizar un esfuerzo intenso? Y es que, actividades tan sencillas como jugar un partido de fútbol o baloncesto con los amigos, pasar una tarde en bicicleta, o volver al gimnasio después de un breve tiempo de abandono, pueden suponer un verdadero calvario al día siguiente.

Y es que, el dolor es uno de los síntomas específicos de las agujetas, molestias más o menos intensas que aparecen generalmente en personas no entrenadas cuando comienzan a realizar algún deporte, al reintegrarse a la práctica deportiva tras un periodo de inactividad, o al pasar de un entrenamiento suave a uno intenso.

Sin embargo, lo cierto es que, aunque muy molestas y dolorosas, las agujetas son también beneficiosas para nuestro cuerpo puesto que se convierten en un estímulo para nuestro organismo ya que provocan la creación de nuevas fibras en el músculo que se ejercita.

¿Qué las producen?

El nombre de agujetas procede de la percepción que se tiene cuando las padecemos, ya que tenemos la sensación de que se nos están clavando agujas en el músculo. Además, hasta hace unos años se creía que se debían al ácido láctico que se libera normalmente durante el ejercicio y que al enfriarse el músculo tras el entrenamiento, se solidificaba y cristalizaba, haciendo que estos “cristales” se clavaran en las fibras musculares.

Dado que el ejercicio hacía disminuir el dolor, se entendía que el calor producido por el músculo hacía que los cristales se deshicieran. Sin embargo, hoy en día se sabe que esta teoría tan extendida es falsa ya que el ácido láctico no se cristaliza a temperatura corporal.

En realidad, las agujetas están producidas por un sobreesfuerzo de la musculatura que provoca microroturas fibrilares (en las células musculares), lo cual da lugar a una reacción inflamatoria en el músculo afectado. El dolor característico es producido por la rotura celular, de manera que los elementos del interior celular se vierten al exterior.

Entre estos elementos hay iones de calcio y de potasio que son muy irritantes y muy dolorosos, lo que pone en marcha un mecanismo de inflamación, que llega a su punto álgido entre las 24 y las 48 horas después la realización del esfuerzo.

Asimismo, el dolor que aparece atiende, según los expertos, a dos razones: que la fibra muscular es débil y no es capaz de sostener el nivel de ejercicio, o bien porque se realiza un trabajo muscular cuando se está desentrenado y la fibra no es capaz de soportarlo.

Las zonas más afectadas por este dolor son las uniones musculares y los tendones cerca de las articulaciones, puesto que es la zona musculotendinosa donde existen más fibras musculares débiles y más tensión. De esta forma, las agujetas acaban con las fibras débiles, y las que consiguen aguantar la presión se vuelven más fuertes.

¿Se pueden evitar?

Las agujetas son parte de un proceso de adaptación muscular, por lo que lo único que se puede hacer para evitarlas es practicar ejercicio de forma progresiva. Muchos especialistas sugieren que la realización de ejercicios de calentamiento antes de lanzarse a la práctica de un deporte puede minimizar su aparición, pero lo cierto es que está teoría no está garantizada.

Por ello, si no se está en forma, hay que evitar que las primeras sesiones de entrenamiento sean muy intensas. En general, debemos evitar los aumentos bruscos de intensidad del ejercicio, tanto si se está en forma como si no.

Cuando un deportista baja su nivel de entrenamiento, muchas fibras musculares se atrofian, por lo que cuando comienza el entrenamiento las partes más débiles se rompen, se hace una selección de las mejores, como tenemos millones de fibras en cada músculo no hay problema.

De modo que para combatir las agujetas lo mejor es hacer justamente el ejercicio que las provocó (abdominales, estiramientos, etc.), de un modo gradual y sin hacer un sobreesfuerzo, sobre todo para las personas que lleven mucho tiempo inactivas.

¿Recetas para combatirlas?

Con respecto a la alimentación, los expertos señalan que tampoco parece tener una influencia clara en la aparición o no de agujetas el tipo de alimentos que se ingieran antes o después de practicar deporte.

Lo mismo ocurre con la conocidas “recetas caseras” como el bicarbonato o el agua con azúcar, dos remedios populares tan largamente usados para evitar o combatir las agujetas, que pueden, en el mejor de los casos ayudar a que quien las sufre se hidrate algo más, pero no para evitar los temidos pinchazos.

Sin embargo, a pesar de que no se conoce ningún tratamiento ni medicación que termine con las temidas agujetas, los especialistas sí señalan una serie de pautas que pueden seguirse para aliviar sus síntomas.

En el caso del frío, éste sí es un buen antídoto para bajar la inflamación y puesto que en las agujetas se produce este síntoma, a veces basta con echar agua fría, o bien sumergir la articulación o la zona debilitada en una palangana con agua y algo de hielo.

También son recomendables los ejercicios de estiramiento, que deben realizarse nada más terminar la práctica deportiva, ya que activan la circulación sanguínea por lo que la sangre que llega al grupo muscular mueve la que se encontraba “atascada” en el músculo y, además, barre los productos de desecho (entre los que se encuentra el lactato) producidos por la práctica de ejercicio.

En cuanto a la dieta diaria, cabe destacar que si bien algunos deportistas cuidan su alimentación y toman frutas ricas en magnesio y potasio, como plátanos y aguacates, tampoco en este caso existe base científica para creer que el régimen alimenticio de un deportista influya en su propensión a tener más o menos agujetas tras un duro trabajo físico. Sin embargo, sí es cierto que una alimentación sana y equilibrada siempre es beneficiosa para el organismo.

ooo 000 ooo

Ya sabeís que sobre todos éstos temas se pueden llegar a decir muchísimas cosas. Se escriben libros y mucha gente se gana la vida con ello. Yo solo pretendo contar mis experiencias, de forma resumida, por si a alguien le pueden ser útiles alguna vez, al menos al iniciarse en el MTB.

Ah! y si todo esto te parece elemental y ya lo das por sabido... qué haces aquí leyendo en vez de escribirme un e-mail y contarme cosas nuevas???

< INICIO > - < RUTAS > - < Correo >